Parte I: Entendiendo el debate sobre la reglamentación de la Capoeira en Brasil

Solo hasta hace poco tiempo hemos comenzado a ver imágenes y estados en redes sociales que llaman la atención de todo Capoeirista, con títulos como “No a la reglamentación de la Capoeira” o “Capoeira libre”, pero sabemos ¿qué pasa?

En el GCB Bogotá quisimos investigar sobre el tema para poderles explicar qué está sucediendo y por qué, aunque se trate de un asunto legislativo en Brasil, afecta a todo capoeirista y tenemos que estar al tanto de la situación. Esta es la primera parte de nuestra entrega.

Nuestro amigo, Formando Bugiganga del Grupo Capoeira Brasil,  compartió su opinión y dijo que el tema “es más grave que sólo pensar en la parte física, artística, tradición, historia… Eso es algo que dificilmente nos van a quitar. La idea de profesionalizar el capoeirista es algo bueno, dar al capoeirista derechos de un trabajador común, brindarle un sueldo fijo después q el ya este con más edad y pueda vivir con dignidad“.

El CREF (Conselho Regional de Educaçao Física), quiso hacer un proyecto que obligaba al capoeirista a tener más formación, ser más profesional. Visto de esa manera suena bien, pero el problema es que el capoeirista NO es el foco, “los intereses políticos y personales eran más grandes que la voluntad de hacer que el capoeirista tenga un reconocimiento y capacitación en lo que el desarrolla. Desafortunadamente hacemos una actividad que todavía es manejada por personas que no están capacitadas para hacerlo“, agregó el Formando Bugiganga.

El tema es extenso y hay movimientos, posturas, a favor y en contra. Tanto así que existe una petición en línea para firmar  “Contra la profesionalización y regulación de la Capoeira“.

¿Sabe de qué se trata? Si va a compartir, entérese del tema.

Según la explicación de Paulo Magalhães, (que fue compartida por Mestre Cobra Mansa) el debate gira en torno a tres versiones distintas de una misma iniciativa: El proyecto de Ley 31/2009, del diputado Arnaldo Faria de Sá.

Se trata de un proyecto débil y vago, con apenas dos artículos. Uno reconoce la práctica de la Capoeira como una “profesión en su manifestación de danza, competencia o lucha“, pero el otro se refiere únicamente a los atletas profesionales, que definidos como “el capoeirista cuya actividad consiste en la participación de eventos públicos o privados mediante remuneración “. Es decir, el proyecto, aunque vago y mal escrito, deja entrever de qué se trata esa articulación: una institucionalización de la Capoeira a través del segmento  capoeira-deportiva y de sus “atletas profesionales“.

Por otro lado el proyecto de ley 2858/2008 del diputado Carlos Zarattini, que se está añadiendo al proyecto anterior, avanza en detalle y muestra cuestiones absurdas que se planean hacer en contra de la Capoeira.

Primero, él reconoce la actividad del capoeirista afirmando que “se aplica a todas las modalidades en que la capoeira se expresa, ya sea como deporte, lucha, danza, cultura popular y música “. Y después escribe una tontería como es “se reconocen como Contramestres y Mestres de Capoeira los profesionales con diez años o más en la profesión“.

Si así fuera ¡cuántos ya serían Mestres de Capoeira!

En segundo lugar, un absurdo total, es afirmar que “quedan reconocidas como profesiones las actividades de Capoeira en las modalidades de lucha y deporte“, y para especificar qué es capoeirista profesional privado. Es decir, sólo los atletas serían profesionales de la Capoeira, y los otros unos simples aficionados. Y sólo el atleta podría dar clases en las escuelas, gimnasios …. todos los otros capoeiristas serían meros aficionados.

Entonces, todos los capoeiristas que no se identifiquen en ese modelo de Capoeira como deporte para la competencia sería excluidos y dejados al margen del sistemas, incluyendo a mestres antiguos de la Capoeira Angola, la Capoeira de rua (de calle), la Capoeira de show y diversos sectores de la Capoeira contemporánea, incluyendo a los capoeiristas que trabajan la Capoeira dentro de una perspectiva de educación.

Como quien dice, si no es para competencia, no aplica ¿es lógico entendiendo todo el contexto sociocultural de la Capoeira?, no. Sin embargo, eso no es lo peor como explica Magalhães:

La tercera versión de este proyecto, elaborada por segmentos de la Capoeira contemporánea del sudeste y articulada por el señor Jairo Júnior, del  III Congreso Nacional Unitario de Capoeira, con apoyo de sectores de la Fundación Palmares;  es aún más nefasta y representa un verdadero golpe de gracia en las tradiciones y fundamentos de la Capoeira.  Este proyecto de ley es tan absurdo que no tuvieron el coraje de protocolizarlo en el Congreso Nacional, ni ponerlo a disposición de la comunidad de Capoeira en Internet.

Fue entregado en manos del senador Lídice da Mata, que rápidamente lo socializó con la  comunidad de Capoeira bahiana. Se trata de una reedición del proyecto de ley  del sistema CREF / CONFEF que pretende limitar el mercado, la contratación a los profesionales de la educación física, estableciendo que sólo podía enseñar Capoeira quien tuviera el diploma respectivo. Pero esta vez, la legislación en cuestión no sería de educación física, el certificado sería de la  CBC – Confederación Brasileña de Capoeira, un órgano similar al creado por el grupo el Sr. Jairo Júnior.

El proyecto comienza clasificando a la Capoeira como “deporte de creación nacional”, o sea que la Capoeira Angola, como manifestación cultural afro-brasileña, está excluida y solo podría ser practicada de forma no profesional, ya que no es ni un deporte ni de creación nacional. En seguida, divide la Capoeira en practica deportiva formal (regulada por normas nacionales e internacionales y por las reglas de las prácticas deportivas) y en practica deportiva no formal. Es decir, además de que todo el mundo tiene que ser atleta, solo será considerado como Capoeirista el que “formalmente se someta a las reglas dictadas por el sistema de organización de la Capoeira“, y todos los demás son informales.

La siguiente parte del proyecto, es peor. Una vez que afirma que la Capoeira puede ser organizada y practicada de modo profesional, y de modo no profesional, y establece como obligatorio para el registro de la “Actividad profesional de Capoeira” la presentación del diploma de “certificado de calificación de la alta dirección de la entidad legalmente constituida y formalizada de Capoeira”.

O sea que, para trabajar con Capoeira, además de tener que pasar obligatoriamente por la escuela (ya de paso quedan excluidos los mestres viejos que aprendieron en la universidad de la vida) todos los capoeiristas tendrían que hacer un curso con el CBC, o una entidad semejante, para ser reconocidos como profesionales de la Capoeira. Toda la Capoeira de Brasil sería controlada, regulada, normatizada y estandarizada por una pequeña casta instalada en São Paulo, los nuevos ‘Capitães do mato’,  los dueños de la Capoeira.

Los mestres antiguos, así como sus discípulos formados por la Capoeira y reconocidos por la comunidad tendrían que ir al sudeste para hacer esos cursos, además de pagar mensualidades y someterse a sus reglas, la estandarización de la Capoeira y de extinción de toda una gama de estilos y líneas que la hacen tan rica a esta herencia ancestral.

Es tan absurdo como pensar que Mestre Nenel, Mestre Curió, Meste Brasilia, Mestre Suassuna, Mestre Paulinho Sabiá  y todos los mestres que se les pasen por la cabeza tendrían que someterse a este proceso.

El proyecto sigue atando a una  “Organización Nacional de Capoeira”, dirigido por “entidades nacionales de gestión de Capoeira”. Estas entidades se concentrarían las transferencias de recursos de los gobiernos federales, estatales y locales, así como “los recursos transferidos por el Comité Olímpico Brasileño,” algo anhelado por los atletas de Capoeira, en un proceso de articulación política que pasa a través del Ministerio de Deportes. Quiero decir, si los recursos para la Capoeira, distribuidos a través de proyectos y licitaciones son ya pocos, ¿qué pasaría si se concentran todos los recursos en manos de una sola entidad?

La Capoeira no tiene dueño. Es libre, tiene sus fundamentos heredados de quienes nos antecedieron, y una lógica de organización propia. Su organización se da de adentro hacia afuera, de abajo para arriba, y fue precisamente contra la normatización del Estado contra lo que siempre luchó. Por eso, la Capoeira bahiana da su grito de resistencia y libertad. Otros estados se vienen posicionando, como Minas Gerais,  que en el día 20/12 hicieron el Berimbausaço en plena plaza 7, en el centro de Belo Horizonte. Que  otros estados se incorporen a este debate y hagan vale su fuerza.

Paulo Magalhães, es periodista y maestro en ciencias sociales, autor del libro é  “Jogo de Discursos: A disputa por hegemonia na tradição da capoeira angola baiana” (Salvador: EDUFBA, 2012).

Ahora, como mencionamos previamente, esta publicación es del 2013, en dos años han sucedido bastantes cosas, se han sugerido cambios a los proyectos de ley y sin embargo el debate está más vivo que nunca. Estamos preparando una segunda nota sobre cómo va este proceso, teniendo en cuenta que en junio de 2015 se tiene prevista una nueva reunión del Congreso Nacional Unitario de Capoeira (CNUC).

Por lo que hemos visto, esta reglamentación podría ser perjudicial para el futuro de la Capoeira, ya que puede limitar y eliminar varios pasajes que tenemos en nuestros recuerdos, situaciones que son frutos de la libertad y la diversidad que la Capoeira tiene en su esencia.

Formando Bugiganga: “No se ilusionen que CAPOEIRA debe ser libre, sin realmente entender qué es ser libre. Todos tenemos derechos y deberes, igual que las personas libres. Ustedes son la CAPOEIRA y la CAPOEIRA somos todos nosotros“.

En la segunda entrega les contaremos qué ha sido lo último del tema así como la defensa del CNUC sobre el proyecto y lo que piden algunos Mestres de Capoeira.

Los 2 únicos países africanos NO colonizados

Europa dominó el mundo entero en varios siglos desde que comenzaron a viajar a otros continentes. La disputa entre los diferentes imperios (inglés, portugués, francés…) desencadenó el ‘descubrimiento’ de nuevos mundos en medio de una ola imperialista. El mundo era un tablero en el que esas potencias competían por dominar territorios, tanto así que la historia conoce también a ese periodo como el de la ‘repartición Africana’.

África es conocido, entre otras cosas, por ser el continente de donde extraían a su gente para venderla, esclavizarla, en diferentes lugares del mundo (incluso internamente). La mano de obra esclava africana tiene una huella mundial, y como nosotros ya sabemos, fueron los esclavos africanos en Brasil quienes crearon la Capoeira.

En ese asunto, normalmente recordamos al continente africano por haber sido tomado y explorado por los europeos en el Imperialismo del sigo XIX. Pero realmente no fue así, pues África no fue totalmente dominada y dos países escaparon de la colonización: Etiopía y Liberia.

Ambos países tienen historias muy curiosas, uno de ellos logró expulsar a los colonos y el otro terminó formándose por por inmigrantes, esclavos libertos…libres. Les contamos las historias.

 Etiopía, el ejercito de africanos venciendo a los blancos.

Etiopía no fue uno de los países víctima del neocolonialismo, pero no por falta de intentos. Al rededor de 1880 Italia era uno de los países más atrasados de Europa occidental: aún muy agrario, pobre y recién unificado. Por esa época 25 millones de italianos habían migrado a otros países (incluso Brasil) en busca de una vida mejor.

Para intentar compensar eso el país también quería entrar en la nueva moda: tener una colonia en África.

Iniciaron su búsqueda en la actual Eritrea (al norte de Etiopía, el país pequeño resaltado de verde en el mapa), la cual incorporaron fácilmente como colonia. Pero sus ambiciones no pararon ahí, querían también a Etiopía, un país cristiano gobernado por Menelik II.

Melek II firmó el tratado de Uccialli con los italianos, cediendo totalmente la región  a cambio del reconocimiento y el suministro de armas.  Pero hubo dos versiones y por barreras de lenguaje las cosas no habían quedado claras para ambas partes.

En la versión amhárica  (lengua de Etiopía) se recomendaba simplemente consultar al gobierno italiano, en aquello asuntos que involucraran a otras naciones europeas, poner a disposición de los etíopes los servicios diplomáticos de Italia. Por otra parte, la versión italiana obligaba a Etiopía a tratar todos sus asuntos de política exterior y relaciones con otras naciones extranjeras por medio de las autoridades italianas, transformando al  país en un protectorado, algo muy diferente  de una colonia.

Entonces, cuando Menelik se dio cuenta de la diferencia anunció que el tratado no tenía valor y por eso Italia concluyó que el único modo de dominar a Etiopía sería a través de la guerra. Cerca de 18 mil soldados italianos partieron a la batalla, esperando encontrarse con salvajes sin preparación alguna y fáciles de dominar. El error les salió caro, pues había más de 100 mil etíopes, un 80% con armas modernas ya en posición de ataque.

Fue una masacre sin precedentes. La guerra acabó horas después con el nefasto resultado de 7 mil italianos estaban muertos, 1.500 estaban heridos y 3 mil capturados. La guerra acabó tan rápido como comenzó y con ella el fantasma de la colonización en ese país.

En África, Etiopía asumió dimensiones míticas. Era un ejercito africano de diversas etnias, venciendo a los colonizadores blancos. “Etiopía comenzó a ser vista como una tierra de pureza, donde el cristianismo no fue corrompido por la esclavitud” comenta Patrícia Teixeira Santos, del departamento de historia de la Unicef. “En los años 60 y 70 Etiopía se tornó en un símbolo de pan-africanismo“.

Liberia…el plan de sueño americano en África.

El otro país que nunca fue colonizado por europeos tiene una historia bastante curiosa. Fue fundado en 1824 por esclavos libertos (a quien se ha dado la libertad, respecto de su patrono) de Estados Unidos y su idioma oficial es el inglés.

En esa época una organización de Estados Unidos, la Sociedad Americana de Colonización había sido creada para llegar a los esclavos libertos, y a los nacidos libres, de vuelta a África.

La idea parece absurda, porque los ex-esclavos como los que nacían libres ya eran americanos. Pero el pensamiento racista y esclavista de ese entonces permitía este tipo de conclusión, pues llevar a la población negra para África sería, a los ojos de esta organización, como un modo de impedir o aumentar la criminalidad o los matrimonios interraciales en Estados Unidos.

El proyecto fue financiado a través del recaudo de dinero de diferentes estados y recibió el apoyo del presidente James Monroe.

En mediados de 1821 el territorio de Liberia fue definido y los primeros negros ya habían llegado. En 1822 se creó la capital Monrovia (en homenaje al presidente Monroe), luego en 1824 el país fue fundado oficialmente y su nombre pretendía indicar que era un ‘país de libertad’. Sin embargo, a pesar de la conexión con su país de origen, los ahora liberianos declararon su independencia en 1847. Y esa relación con Estados Unidos mantuvo fuera a los colonizadores europeos.

Sin embargo, cuando la región de Liberia fue demarcada no se tuvo en cuenta a los pueblos que ya vivían en la región (cualquier parecido con Israel y Palestina no es pura coincidencia). La división forzada del territorio fue uno de los factores que generaron conflictos y guerras civiles, que se desencadenaron en el siglo siguiente, generando un país pobre y muy devastado actualmente.

Se que aquí tendré una vida digna por primera vez“, comenta el refugiado Joseph Morgan de 34 años al comité de las Naciones Unidas en Canadá. Un siglo y medio antes los ancestros de Morgan habían pronunciado palabras muy parecidas en una situación diferente. Ellos acababan de desembarcar en Liberia, al otro lado del Atlántico en la costa occidental de África, un país fundado en 1824 para servir de hogar a los negros americanos.

No podían imaginar que en el siglo XX la realidad se encargaría de de destruir una de sus aspiraciones. Los 315 mil refugiados liberianos que viven hoy en países vecinos son la faceta más cruel del derrocamiento del sueño americano en África. Víctimas de 14 años de guerra civil, de pobreza y falta de perspectiva, para muchos el camino de regreso a América- tierra de sus antepasados- representa ahora la promesa de una vida mejor.

Fuente: Geledes.org.br

Capoeira, contagiando de energía positiva en medio de disturbios en Baltimore

Tal vez la actualidad internacional no se de interés para todo el mundo, ya sea por diferencia de intereses o porque no tenga ningún significado lo que pase en una de las tantas ciudades de Estados Unidos. Ayer 28 de mayo, en Baltimore (Estados Unidos) sí sucedió algo muy relevante para recordar el contexto y la importancia social de la Capoeira.

Se trató de un hecho muy valioso para no olvidar el origen de nuestra Capoeira, antes que nada se trata de una expresión cultural, una manifestación en contra de (en ese entonces) la esclavitud, pero que hoy día se puede aplicar a cualquier contexto, para luchar en contra de la discriminación racial, social, o cualquier forma de opresión. Pero sobre todo, es bueno reconocer que la Capoeira es un herramienta para construir paz.

Contexto:

El 19 de abril murió Freddie Gray, un joven afroamericano, mientras estaba bajo custodia de la policía de Baltimore. El hecho generó el rechazo de la comunidad y se convirtió en un nuevo clamor contra los prejuicios, la discriminación racial y los abusos de la policía en Estados Unidos. La comunidad salió a protestar pacíficamente, pero con el paso del tiempo se generaron desordenes y violencia, lo que generó que la zona fuera sitiada por un grupo antidisturbios y se declarara el toque de queda.

En medio de ese panorama de violencia apareció la Capoeira.

Capoeira at Baltimore protests #capoeira #Baltimore

A video posted by @penguim90 on

Según reportó The Huff Post, un grupo de miembros de una comunidad se reunieron el martes para compartir energía positiva en medio de una situación de disturbios y violentas protestas en Baltimore.

¿Con qué energía?, con la única e incomparable energía de la Capoeira. A pocos metros de la barrera establecida por la policía antidisturbios se reunió un grupo de personas en torno a una Roda de Capoeira

The Huff Post habló con Jason Harris, un artista y capoeirista local, quién explicó que varios grupos de la ciudad salieron a formar un círculo (roda), con tambores y Berimbaus para jugar Capoeira “para poner un poco de energía positiva en un lugar donde hubo mucha violencia ayer“.

Con el fin de combatir [la violencia], sabemos … como personas y como artistas que tenemos que crear nuestras propias narrativas, que no estén controladas por los medios corporativos“.

Harris dijo que la Capoeira era apropiada para las manifestaciones, a causa de las raíces del arte. “Para nosotros, la Capoeira es una cosa fácil de aplicar a los casos en los que queremos articular cuestiones de justicia social porque la Capoeira nació de la lucha. La Capoeira es un arte de la comunidad “.

La Capoeira “tiene una gran cantidad de energía positiva. Cuenta con la música y tiene historia. Todas esas cosas, ahora mismo, son lo que la gente en Baltimore necesita (…) Básicamente estamos tratando de crear una energía que es una respuesta contra la energía negativa que se impregna esta ciudad ahora como resultado de la ocupación policial y el toque de queda“, dijo Harris.

Jason Harris es capoeirista de la FICA (ICAF) en Baltimore y reconocido activista.